Domingo es Fiesta

Domingo 14 – B | Jesús enseña

“No desprecian a un profeta
más que en su tierra”

Proclamamos el Santo Evangelio según san Marcos 6,1-6

En aquel tiempo, fue Jesús a su pueblo en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: “¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es esa que le han enseñado? ¿Y esos milagros de sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanos ¿no viven con nosotros aquí?”.

Y esto les resultaba escandaloso.

Jesús les decía: “No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa”.

No pudo hacer allí ningún milagro, solo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe.

Y recorría los pueblos de alrededor ensañando.

PALABRA DE DIOS.

1.- ¿No siente usted una sensación un tanto extraña?
RESPUESTA: No. Personalmente me siento bien. ¿Qué es lo que te produce extrañeza?

2.- Toda esta temporada hemos estado viviendo evangelios pascuales. Momentos culminantes de nuestra fe: Ascensión, Pentecostés, Trinidad, El Cuerpo y la Sangre de Cristo, y ahora de repente como que tenemos que volver al llano…
RESPUESTA: Más que volver al llano yo diría que volver a comenzar. Volvemos a andar el camino que de nuevo tendrá que llevarnos otra vez a la Pascua. Pero ya el año próximo.

3.- Luego, este texto de Marcos, yo lo siento un tanto raro… Hay una serie de detalles, como que no encajan…
RESPUESTA: ¿Qué detalles no te encajan? Es posible que ese desencaje que tú dices sea precisamente el nervio de su significado.

4.- Veamos: llega a su tierra y llega casi como un desconocido. Se maravillan de lo que dice, pero hay como una serie de prejuicios contra él. Incluso le cuestionan. Da la impresión de que nadie le hace mayor caso. Y Jesús como que se tiene que ir como vino…
RESPUESTA: Tú pones como problema lo que yo quisiera proponer como explicación. Jesús viene de Cafarnaún donde ha tenido fracaso con las autoridades pero éxito con la gente. Y llega ahora a su tierra. Aquí da la impresión de que las autoridades ya han trabajado a la gente y todos están de sobre aviso. No pueden negar que hay en él algo extraño y particular, pero su apego a la ley les impide abrirse. Y claro, lo de siempre, buscan la manera de desacreditarle negando su origen divino. Estas resistencias hacen imposible que pueda hacer allí milagro alguno. Y por eso, Jesús termina yendo a predicar a las aldeas vecinas donde la gente estará más abierta al anuncio.

5.- ¿Qué diferencia encuentra usted entre la actividad de Jesús en Cafarnaún y la actividad en su tierra?
RESPUESTA: En Cafarnaún, Jesús encuentra resistencia entre los jefes, pero la gente se le abre. Y además se da algo curioso. La gente hace notar la diferencia entre Jesús y los Jefes, le reconoce una autoridad superior. Por tanto, marcan ya un distanciamiento de la sinagoga.

6.- ¿Y aquí en su tierra?
RESPUESTA: Antes Marcos había dicho que de Jerusalén habían venido muy preocupados algunos jefes religiosos. Se ve que habían trabajado a la gente. Y a pesar de que reconocen que hay en él algo especial, su dependencia de la tradición de la ley y de la sinagoga, les impide abrirse a él.

7.- La raro es que, por una parte sienten que hay en él una sabiduría distinta, que hay en él algo especial. Y sin embargo, buscan como justificar sus resistencias…
RESPUESTA: En Cafarnaún, es posible que la gente se sintiese más incómoda bajo la esclavitud de la ley. Y encontraron en Jesús una salida. Y la mejor salida era desmoronar la autoridad religiosa de la sinagoga. La figura de Jesús se agrandaba.

8.- Pero ahora en su tierra sucede todo lo contrario…
RESPUESTA: No es fácil conocer el corazón humano. Es posible que muchos de ellos también estuviesen esperando una llamada a la libertad. Pero, cuando la autoridad se impone, ellos tienen que plegar velas. El miedo les obliga a seguir sometidos a la ley, a la sinagoga.

9.- ¿A tanto puede llegar el miedo de una persona? ¿Hasta renunciar a la libertad por miedo a la autoridad?
RESPUESTA: El miedo suele ser paralizante. El miedo te impide pensar. El miedo te impide decidir por ti mismo. El miedo te impide expresar lo que realmente eres y sientes. El miedo o impone el silencio o nos hace mudos. Cuando la autoridad se impone, todo el mundo calla por miedo. Por eso los totalitarismos del tipo que sea crean siempre un mundo de gregarios. El poder piensa por todos. Y decide por todos.

10.- Bueno, en esas condiciones, también las democracias se prestan a que cada cual tire por donde le da la gana.
RESPUESTA: Es cierto que la democracia es siempre un riesgo. Pero un riesgo que es preciso correr si queremos tener gente pensante, gente que decide por su cuenta. También es cierto que la democracia exige y requiere mayor madurez de la que de ordinario se tiene. Pero no olvides una cosa que tú mismo podrás constatar.

11.- ¿Cuál…?
RESPUESTA: Que los peores momentos de una democracia suelen darse cuando se sale de un totalitarismo. Porque entonces de la callada sumisión nos pasamos al otro extremo de que todo es libre y todo se puede y todo vale. Lo cual también nos hace entender que era una sumisión insumisa, era una sumisión que se aguanta, pero no se siente y todos esperan el momento.

12.- Padre, ¿de alguna manera tenían que justificar su cerrazón y su resistencia a Jesús? Porque, ¿cómo se entiende que tanto se maravillen de lo que dice y de lo que hace, y al mismo tiempo, pretenden negarlo? ¡Esto resulta, por decir lo menos, bien extraño!
RESPUESTA: Marcos lo dice con suficiente claridad. La única manera de desacreditarle a Jesús era hacer un planteamiento: o lo que dice y hace le viene de Dios o le viene del diablo. Recuerda que en otra ocasión le acusaron de “actuar en nombre de Belcebú, el príncipe de los demonios”.

13.- ¿Y cómo lo aclara o plantea aquí Marcos?
RESPUESTA: De una manera muy sencilla y simple, pero muy eficaz. Esa sabiduría que tiene no puede venirle de Dios, luego le viene del diablo. Y por tanto hay que rechazarla, negarla.

14.- Pero, ¿cómo prueban que no le viene de Dios?
RESPUESTA: Veamos. A Jesús le conocen su origen. Saben de donde viene. Saben qué oficio ha tenido hasta ahora: el carpintero. Saben quién es su madre, María. Y conocen a toda su familia. Y saben que Jesús no ha tenido tampoco una formación particular. No ha hecho estudios. Por tanto, si su origen es humano, y no tiene razones para saber tanto y para tener tales poderes en sus manos, no queda otro camino que el demonio. Jesús es representante del demonio y no de Dios.

15.- Oiga, Padre, me pone usted en un conflicto. O eran tan cerrados que son incapaces de ver, o están tan manipulados que tienen incapacidad de ver…
RESPUESTA: Las manipulaciones suelen ser así. Y cuando los manipuladores son los que tienen el mando y el poder, uno se deja, para evitarse mayores consecuencias. ¿No lo vemos nosotros a diario? ¿Tú crees realmente en las manifestaciones? ¿Por qué no hablamos más de las manipulaciones que suelen darse por detrás a escondidas? Ese es para mí el gran pecado contra la gente sencilla, el pueblo indefenso… Le impedimos expresarse en lo que siente de verdad… Y le obligamos a decir lo que queremos que diga…

16.- Lo curioso, Padre, es que hasta Jesús debió pasar por esa experiencia…
RESPUESTA: Jesús no vivió al margen de la realidad de su momento. La vivió y la experimentó como cualquiera otra persona de entonces. ¿Crees tú que si Jesús viniese hoy tendría el camino más fácil? Cuando unos pocos son dueños de la verdad, creen que sólo ellos la tienen y tienen derecho a imponerla al resto. Y como tienen el poder, uno se calla y aguanta, como suelen decir “hasta que pase el chaparrón”.

17.- Se me está viniendo a la cabeza un pensamiento que no sé si retirarlo o decirlo…
RESPUESTA: Pues dilo. Un pensamiento que queda prisionero del miedo, termina por envenenar la mente y el espíritu.

18.- Se lo diré con franqueza. Tal y como lo siento. Padre Clemente ¿y no tendrá que correr Dios la misma suerte con cada uno de nosotros?
RESPUESTA: ¿Lo dudas? Cada uno de nosotros utilizamos los mismos sistemas para con las llamadas que Dios nos hace. Hemos llenado nuestras conciencias de tal cantidad de eslogans y aforismos, que estamos como blindados a sus iniciativas. Por eso dice muy bien el Apocalipsis: “estoy a la puerta y llamo… si alguien me abre…” Porque si no me abre seguirá como la poesía de Lope de Vega, tiritando de frío fuera…”.

19.- Pero lo que no entiendo es por qué Dios siempre tiene que encontrar tantas resistencias en nosotros… ¿Cuál es la razón? ¿Usted la sabe?
RESPUESTA: ¿Me lo preguntas a mí? ¿Por qué no te lo preguntas a ti mismo? ¿Dios siempre ha encontrado tus puertas abiertas en tu corazón? Tú sabes que todos tenemos tremendos motivos para decir “otro día”, “vuelve mañana, para mañana volver a decir lo mismo”.

20.- Yo entiendo que cada uno podemos tener nuestras propias resistencias personales. Pero tiene que haber alguna que nos es común a todos…
RESPUESTA: Yo pienso que una de las causas que están en la raíz de todas las resistencias a abrirnos a la llamada y a la oferta de Dios, es nuestro miedo al cambio. Cuando Dios entra en nosotros ya nada puede ser igual. Dios nunca es repetición en nosotros. Dios es siempre novedad. Y lo nuevo, te insisto, nos da miedo.

21.- ¿Miedo a lo nuevo…?
RESPUESTA: No te me hagas ahora tú el inocente… Con disimulo te estás haciendo el periodista…Ya entiendo… Mira: Dime si tengo razón o no. Pero dímelo desde tu experiencia personal. Al menos yo te hablo desde la mía. Cuando Dios entra en mí, yo tengo que cambiar. Y me da miedo el cambio, porque tiene un precio: renunciar a mi pasado y enfrentarme a lo nuevo. Por eso preferimos siendo viejos… En segundo lugar, cuando se sacraliza todo el pasado, ¿cómo justificar que Dios quiere ser novedad en nuestra historia? Ellos habían sacralizado la ley y la sinagoga. Y aceptar la novedad de Jesús era renunciar a la ley y renunciar a la sinagoga…

22.- Sin embargo, Padre, yo noto que por mucho que uno se resista a la novedad de Dios y de la historia, al final uno termina quedándose solo porque la historia sigue adelante…
RESPUESTA: Esa suele ser siempre la historia de Dios. Y Jesús es un buen ejemplo, por más que no siempre lo queramos entender así. Lo antiguo, la ley y la sinagoga, hicieron todo lo posible por evitar la novedad de Jesús. Llegaron incluso a crucificarlo, creyendo que así todo su futuro quedaría en nada. Y ya ves, en la muerte, la vida. En la muerte, la Pascua. Y ahí está la obra de Jesús hasta hoy.

23.- ¿Quiere decir que Dios nunca va a fracasar?
RESPUESTA: Yo estoy convencido Dios siempre logra triunfar. Lo que sucede que nuestras actitudes y comportamientos pueden retrasar la hora de Dios. Muchos incluso se pasan la vida resistiendo a Dios. Pero la gracia los sigue hasta el último momento y allí los pilla y agarra.

24.- Sin embargo, aquí en el Evangelio se dice que Jesús no pudo hacer allí ningún milagro, admirado de su falta de fe…
RESPUESTA: Pero también dice que, Jesús se fue de allí a las aldeas vecinas, un tanto alejadas de la institución y allí la gente sencilla volverá a rodearle y a escucharle y a seguirle…

25.- Digamos que cuando Dios no puede entrar por la puerta principal, se nos cuela por la ventana…
RESPUESTA: O por el tejado… ¿No ves cómo ahora el mundo nos entra a casa por los techos? Pues Dios siempre encuentra resquicios en nuestro corazón. Por mucho que nos cerremos a su gracia, Dios se las ingenia para metérsenos dentro.

26.- ¿Usted ha tenido muchas experiencias de sus resistencias a la gracia de Dios?
RESPUESTA: Cantidad. Muchas más de las que hubiese deseado. Si yo hubiese respondido siempre a sus llamadas sería hoy un santo, y aquí ando pateando latas por el camino…

27.- ¿Y se puede saber el porqué de sus resistencias? Sé que es una pregunta demasiado personal, pero creo que su sinceridad nos ayudará a descubrir mejor las nuestras…
RESPUESTA: En el fondo, el miedo a lanzarte al vacío… Cuando dices sí a Dios tienes que renunciar a tus planes y proyectos y fiarte totalmente de El. Esto intelectualmente es fácil de aceptar. Pero cuando te encuentras cara a cara con el misterio de la fe, te da miedo. Al menos eso me dice mi experiencia personal.

28.- ¿Usted cree sinceramente que Dios ha dejado de hacer también muchos milagros en su vida como creyente y como sacerdote?
RESPUESTA: Cualquier cantidad. Y lo que más me duele es que le impido hacer el gran milagro de ser santo. Aunque te confieso una cosa. Para Dios nunca es tarde. Por tanto, tampoco para mí.

29.- Yo quisiera agradecerle sinceramente, Padre, su sinceridad, y el que me haya permitido desnudarle un poco en público…pero creo que esto nos puede hacer un gran bien a todos nosotros…
RESPUESTA: Es que decirte lo contrario sería engañarte y engañarme a mí mismo. Cuando medito a Jesús entrar casi en solitario en su propia tierra, sin nadie que lo espere, cuando estamos acostumbrados a ver cómo las muchedumbres se la adelantan siempre a donde quiera que vaya, siento como una especie de bofetada a mí mismo. Por eso, sólo me queda siempre el gran consuelo de que el poder de la gracia es siempre mayor que mis debilidades, y que Dios tiene más interés en cambiarme que yo mismo.

30.- DESPEDIDA: Queridos amigos: gracias por prestarnos atención. Pero no olvidéis que hoy también Jesús puede llegar a vuestra casa. No le cerréis las puertas. Y si lo esperáis con la puerta abierta y vosotros a la entrada, tanto mejor.

Tal vez te pueda interesar…

Domingo 16 – B | Ovejas sin pastor

Domingo 16 – B | Ovejas sin pastor

Domingo, 21 de julio del 2024
Mc 6,30-34
Se fueron en la barca a un sitio tranquilo y apartado.
Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todos los pueblos fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y sintió compasión de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas.

Domingo 15 – B | De dos en dos

Domingo 15 – B | De dos en dos

Domingo, 14 de julio del 2024
Mc 6,7-13
En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.

Domingo 13 – B | Mujer toca a Jesús

Domingo 13 – B | Mujer toca a Jesús

Jesús notando que había salido fuerza de él, se volvió en seguida, en medio de la gente preguntando: “¿Quién me ha tocado el manto?”.
La mujer se acercó asustada y temblorosa, se le echó a los pies y le confesó todo. Él le dijo: “Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud”.