Domingo es Fiesta

Domingo 33 – C | Todo será destruido

“Muchos vendrán usurpando mi nombre”

Proclamamos el santo Evangelio según san Lucas 21,5-19

En aquel tiempo, algunos hablaban del templo, admirados de la belleza de sus piedras y de las ofrendas que lo adornaban. Jesús les dijo: “Esto que ustedes contemplan, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido”.

Ellos le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo será eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?”.

Él contestó: “Cuidado con que nadie los engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: “Yo soy”, o bien: “El momento está cerca”. No vayan tras ellos.

Cuando oigan noticias de guerras y de revoluciones, no tengan pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida”.

Luego les dijo: “Se alzará nación contra nación y reino contra reino, habrá grandes terremotos y, en diversos países, epidemias y hambre. Habrá también cosas espantosas y grandes señales en el cielo. Pero, antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, entregándolos a las sinagogas y a la cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. Así tendrán ocasión de dar testimonio de mí.

Hagan el propósito de no preocuparse por su defensa, porque yo les daré palabras de sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ninguna de sus adversarios. E incluso serán traicionados por sus padres, y parientes, y hermanos, y amigos. Y a algunos de ustedes los matarán, y todos los odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de su cabeza se perderá. Gracias a la constancia salvarán sus vidas”.

PALABRA DE DIOS.

Palabras de Clemente: Queridos amigos, hoy se nos anuncia el final de los templos. Y con ello se nos anuncia también las persecuciones que tendremos que sufrir los que en adelante seremos los nuevos Templos de Dios. En el camino no faltarán las trampas porque surgirán voces que quieran desviarnos. Pero no tengamos miedo, Jesús estará de nuestra parte.

1.- Malas noticias tenemos hoy…
RESPUESTA: ¿Quién te ha dicho que tenemos malas noticias?

2.- Destrucciones, guerras, persecuciones, cárceles, juicios, ¿le parecen a usted buenas noticias?
RESPUESTA: Pues Jesús las presenta como “buenas noticias”…

3.- ¿Me quiere decir qué tiene todo esto de buena noticia? Lo dice Jesús y ya es buena noticia. Lo decimos los periodistas y son malas noticias…
RESPUESTA: No son buenas noticias porque las dice Jesús, sino que Jesús las dice porque son buenas.

4.- ¿Nos quiere decir qué es lo que realmente Jesús nos quiere dar a entender con todo esto?
RESPUESTA: Jesús está hablando a su comunidad, le está diciendo toda una serie de anuncios de cómo será la vida de la comunidad cuando Él se vaya y nos deje.

5.- ¿Nos puede indicar cuáles son estos anuncios?
RESPUESTA: Lo primero que Jesús nos quiere decir es que llega el fin de los templos o, mejor aún, el fin del templo y la llegada de los templos. En segundo lugar, la comunidad tiene que vivir alerta porque habrá muchos que quieren revestirse de luz y no hacen sino engañarla. Lo tercero, Jesús quiere hacerle ver a la comunidad que la instauración del Reino tiene que pasar por el camino de la cruz. Es decir, la comunidad tiene que hacerse camino en medio de la persecución y de los rechazos.

6.- ¿Qué quiso decir con eso de fin del Templo y comienzo de los templos?
RESPUESTA: Fíjate en el texto. Algunos, posiblemente algunos de sus mismos discípulos, estaban admirados y extasiados contemplando la belleza del templo. ¿Pero de qué belleza se admiraban?

7.- Aquí dice que se admiraban de la “calidad de las piedras y los exvotos”…
RESPUESTA: Efectivamente. Para muchos lo importante del templo son las piedras. La arquitectura. La modernidad de sus líneas. Es decir, se admiraban de lo secundario del templo, más que de experiencia religiosa, los discípulos parecían turistas. Ya no les faltaba, sino la cámara fotográfica o la filmadora de video, para llevárselo como recuerdo.

8.- ¿Y qué tiene eso de malo?
RESPUESTA: En mis años de universidad en Roma, una de las cosas que más me llamaban la atención eran los turistas que se recorrían las basílicas sacando fotos. Pero apenas si veía a alguno que otro de rodillas orando. Templos monumentos, pero no templos encuentros con Dios.

9.- ¿Está diciendo que también ellos se parecían a los turistas? Veían y valoraban el Templo, no como el lugar del encuentro con Dios, sino por la riqueza de sus piedras y adornos.
RESPUESTA: El pueblo de Israel comenzó por una tienda de campaña, que llamaron “tienda del encuentro”. Es decir como lugar donde Dios y el hombre salían el uno al encuentro del otro. De esa tienda Moisés salía con el rostro transformado y con la palabra de Dios en el corazón.

10.- Una tienda tiene ciertamente poco de espectacular…
RESPUESTA: Pero tiene un gran vida. La tienda camina con el pueblo y está metida en la vida del pueblo. El templo es demasiado pesado. El templo ya no camina con el pueblo. Desde que aparece el Templo ya no es Dios que camina con el pueblo, sino el pueblo que tiene que venir desde donde esté a la búsqueda de Dios.

11.- Un nuevo estilo de relación entre Dios y el hombre…
RESPUESTA: Pero también una nueva mentalidad. Dios ya tiene su casa. Ahora vive encerrado en ella. Y ahora el pueblo derramado por toda la geografía tiene que venir al Templo determinadas fechas al año. Ya no es Dios metido en la vida de la calle. Es el Dios majestad que concede audiencia determinados días. Ese tipo de templo tiene que desaparecer.

12.- ¿Por qué desaparecer?
RESPUESTA: Jesús un día escandalizó echando a todo el mundo del templo que ya no era “lugar de oración”, sino “polvos azules” o “mesa redonda”, un mercado de cosas… Cuando Jesús muere en la cruz, lo primero que señalan los Evangelios es que “el velo del templo se rasgó” y Dios comenzó a respirar el aire fresco de la calle. Y más tarde, los romanos destruirán físicamente el templo, como símbolo de la unidad religiosa de un pueblo.

13.- ¿Y qué se consigue con destruir el templo? Ahora tendremos un pueblo sin templo…
RESPUESTA: No. Ahora tendremos un “pueblo templo”. Ahora tendremos un pueblo donde habita Dios y cada uno será el nuevo Templo. Pasamos del templo piedra a los templos vivos del corazón de los creyentes. Tal vez, tampoco nosotros estemos muy convencidos de esto. Seguimos con la idea y la mentalidad de los grandes templos y nos olvidamos que somos nosotros los templos vivos de Dios.

14.- Sin embargo, Padre, los templos son en los pueblos y en las ciudades un punto de referencia religiosa.
RESPUESTA: De acuerdo. ¿Y por qué necesitamos siempre de una gran torre como punto de referencia, y no logramos vivir de tal manera que todos podamos descubrir a Dios los unos en los otros? Yo no voy a destruir esos monumentos a la fe, pero preferiría ver un monumento de fe en mi hermano, en mi hermana, en cada hombre o mujer que se me cruza en el camino. Preferiría una comunidad viva en la que Dios se revele y manifieste, como aquella de los Hechos que hacía decir a la gente: “Fijaos cómo se aman”, “fijaos cómo piensan todos lo mismo y cómo se valoran todos unos a otros”.

15.- Padre, usted dijo que Jesús también avisaba a la comunidad para que no se dejase engañar de falsos mesías, que se presentaban en nombre suyo… ¿A qué se refiere?
RESPUESTA: Jesús era consciente de que no sería fácil vivir en fidelidad al Evangelio y que, incluso, habría quienes pretenderían engañar a la comunidad con nuevos evangelios y que se presentarían hablando en nombre suyo. Nunca faltan quienes se creen dueños de la verdad y traten de engañar a todo el mundo.

16.- A propósito, Padre, creo haber leído en las Cartas algo de esto e incluso decir que muchos de esos falsos mesías han salido de la misma comunidad.
RESPUESTA: En las Cartas se dice “y han salido de los nuestros”. No sólo tenemos falsos profetas que vienen de fuera, sino que aún dentro de las comunidades no faltan quienes pretenden imponer sus propias ideas y verdades a todo el mundo. Se creen los iluminados y se olvidan que el Espíritu Santo habla a todos, habla a toda la comunidad, que nadie tiene la exclusiva del Espíritu.

17.- Padre, pero Jesús no sólo habla de esos falsos Cristos que aparecerán para engañar a la misma comunidad, sino que habla de una serie de momentos difíciles de persecución.
RESPUESTA: El Evangelio siempre encontrará dificultades en el camino. Pese a ser la buena noticia de Dios para los hombres, los hombres preferimos nuestras malas noticias. El Evangelio siempre encontrará corazones abiertos, pero también corazones cerrados que lo rechazan. Es el eterno problema Dios y el hombre.

18.- ¿Por qué el eterno problema Dios y el hombre?
RESPUESTA: Porque es la eterna autosuficiencia del hombre que se cree dueño de sí mismo, dueño de sus destinos. Esto lo vemos cada día nosotros. ¿Se le da entrada a Dios en nuestra sociedad? Sí, en la nuestra, en la que tú y yo vivimos cada día. ¡Con qué facilidad cuando alguien quiere presentar el mensaje del Evangelio en política o en economía o en la simple vida social dice: eso es de la Iglesia y nosotros no tenemos por qué escuchar a la Iglesia!

19.- ¿Prefiere usted el antiguo régimen de cristiandad cuando Estado e Iglesia vivían una especie de matrimonio místico?
RESPUESTA: Por supuesto que no. A la Iglesia nunca la ha ido bien, cuando ha buscado el apoyo de los Estados, porque siempre ha perdido de nitidez evangélica y se ha apoyado demasiado en lo único que el Estado puede ofrecerle, el apoyo del poder.

20.- Pero el poder al servicio del Evangelio, ¿es algo malo?
RESPUESTA: Primero que el poder se deje transformar por el Evangelio. Ese es su mejor servicio. El poder convertido por el Evangelio se llama “servicio” y no poder. Cuando el poder se deja transformar por el Evangelio deja de ser poder y se convierte en servicio. Entonces el servicio ya no es poder.

21.- ¿Por qué Jesús les habla de estas persecuciones e incluso hasta cárceles?
RESPUESTA: Por una razón muy simple. Vivir el Evangelio es seguirle a Él. Y seguirle a Él es correr su misma suerte. El Evangelio es un fermento, una especie de revulsivo que cambia nuestras vidas, nuestro modo de vivir. Esto es lo que nosotros no aceptamos. Aceptamos a Dios mientras nos sirva. Mientras nos sea útil a nuestros intereses. Pero cuando Dios se mete en nuestras vidas y conductas, entonces nos resentimos.

22.- Lo curioso, Padre, es que hasta nuestros padres y hermanos y demás familiares serán contrarios a nuestra fe… ¿No le parece esto algo raro y extraño?
RESPUESTA: ¿Y crees que en la familia todos viven de verdad el Evangelio? En familia posiblemente todos nos llamemos cristianos y todos estemos bautizados. Pero ¿viven todos en familia a la luz del bautismo y del Evangelio? Si alguien quiere rezar en familia, ¿estarán todos de acuerdo? ¿Acaso en familia no se acusa a alguien de beato, de fanatismo, de obsesivo?

23.- Bueno, yo entiendo que en familia también puede haber un pluralismo religioso…
RESPUESTA: No podía faltar la frasecita…

24.- ¿Qué frasecita…?
RESPUESTA: Lo del “pluralismo religioso”. Ahora es más importante el pluralismo que lo religioso. Con el cuento del pluralismo lo justificamos todo. Con el pluralismo, ¿por qué no justificamos la mentira? Con el pluralismo, ¿por qué no justificamos la crítica, la murmuración? Con el pluralismo, ¿por qué damos carta libre para acusar a todo el mundo y desacreditarlo socialmente?

25.- Cuando se dice pluralismo significa que aceptamos y respetamos la verdad de los demás…
RESPUESTA: Dime, viejo, con el pluralismo ¿tú puedes hablar libremente de Dios dentro de tus grupos de amigos? Como hay pluralismo debiéramos poder hablar libremente de tu Dios, pero por respeto al que no cree como tú, tú tienes que callarte. Ya ves, un pluralismo que siempre significará que el cristiano debe callar por respeto al que no lo es.

26.- Bueno, a veces uno siente que el ateo tiene más libertad para confesarse públicamente ateo que los demás como creyentes…
RESPUESTA: Ya ves, si alguien habla contra la religión, habla de su incredulidad, hasta es posible que los demás le apoyemos con una falsa sonrisita. Pero si tú te declaras creyente, practicante, es posible que te hagan el silencio.

27.- ¿Y todo esto qué puede significar para nuestras vidas?
RESPUESTA: Pues algo muy sencillo. Lo primero, necesitamos cristianos convencidos realmente de su fe. Cristianos que conocen a fondo su fe, que saben dar razón de su fe, que no se avergüenzan de su fe delante de los demás y que saben respetar la incredulidad de los demás. Pero que no se avergüenzan de confesar claramente su fe.

28.- No se nos pide poco.
RESPUESTA: ¿Tú te avergüenzas de hablar de tu madre ante los demás? ¿Te avergüenzas de tus hijos delante de los demás?

29.- Francamente nunca me he avergonzado de mi familia…
RESPUESTA: ¿Y de tu fe sí? ¡Qué curioso, los creyentes nos avergonzamos de declarar nuestra fe y el ateo no se avergüenza de su ateísmo! ¿Cómo lo entiendes? Por algo decía alguien: “Me aburren los ateos porque se pasan la vida hablando de Dios”. Se pasan la vida negándolo, pero hablan.

30.- El Evangelio termina con una frase un tanto misteriosa.
RESPUESTA: ¿A qué frase te refieres?

31.- En el texto, Jesús termina diciendo: “Pero ni un solo cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas”. ¿Qué quiso decirnos Jesús?
RESPUESTA: Jesús nos quiso decir lo siguiente: el que me siga tendrá problemas. Él los tuvo y bien serios. Todos sabemos cómo terminó, pero precisamente por eso una de las virtudes o cualidades del creyente es la constancia, la fidelidad hasta el final. El que no se eche atrás en las dificultades, sino que siga hasta el final, ése se salvará. Es decir, ése se realizará plenamente.

32.- Amigos, todos somos compañeros de viaje. Todos encontraremos nuestras propias dificultades en la confesión y vivencia de nuestra fe. No podemos esperar a que las cosas cambien para creer. No podemos esperar a que el ambiente sea favorable a la fe, para creer de verdad. Al contrario, tendremos que vivir de tal manera que nuestra fe sea capaz de cambiar las dificultades.

DESPEDIDA: Bueno, amigos, no es Jesús quien nos pone difíciles las cosas. Somos nosotros quienes las ponemos difíciles. Lo importante es ¿seremos capaces de llegar hasta el final a pesar de las dificultades?

Tal vez te pueda interesar…

Adviento 1 – C | Estén siempre vigilantes

Adviento 1 – C | Estén siempre vigilantes

Domingo, 27 de noviembre del 2022
Mt 24,37-44
“Estén, pues, vigilantes, porque no saben qué día vendrá su Señor.
Por eso, también ustedes estén preparados, porque a la hora que menos piensen vendrá el Hijo del hombre”.

Domingo 34 – C | Cristo Rey del Universo

Domingo 34 – C | Cristo Rey del Universo

Domingo, 20 de noviembre del 2022
Lc 23,35-43
“¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? Nosotros la sufrimos justamente, en cambio, él no ha hecho nada malo”.
Y decía: “Jesús acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”.
Jesús le respondió: “Te aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso”.

Domingo 32 – C | Viuda de siete hermanos

Domingo 32 – C | Viuda de siete hermanos

Domingo, 6 de noviembre del 2022
Lc 20,27-38
Jesús contestó: “En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección”.