Domingo es Fiesta

Pascua 3 – B | Aparición de Jesús | IQC2021

“El Cristo padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados”.

Santo Evangelio según san Lucas 24,35-48

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan.

Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: “Paz a ustedes”.

Llenos de miedo por la sorpresa, creían que era un fantasma.

Él les dijo: “¿Por qué se asustan?, ¿por qué surgen dudas en su interior? Miren mis manos y mis pies: soy yo en persona. Tóquenme y dense cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como ven que yo tengo”.

Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría y el asombro, les dijo: “¿Tienen ahí algo de comer?”.

Ellos le ofrecieron un trozo de pescado asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: “Esto es lo que les decía mientras estaba con ustedes: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse”.

Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: “Así estaba escrito: el Cristo padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Ustedes son testigos de esto”.

Palabra de Dios.

1.- Padre Clemente, me va a disculpar que comience así, pero me ha impresionado el saludo que usted ha hecho a todos nuestros oyentes.
RESPUESTA: Los saludo todos los domingos. Esto no es novedad. ¿Qué es lo que te ha impresionada?

2.- Ya sé que los saluda cada domingo, pero en el saludo de hoy usted ha recordado dos detalles bien interesantes. El primero, ese detalle de las primeras experiencias de la Pascua en la comunidad. Ese ir y ese venir de unos y otros…
RESPUESTA: Como ves la Pascua no es una invitación a quedarse sentado. La Pascua es una invitación a moverse, andar caminos, un bello signo de la Iglesia misma. Si Jesús era el hombre de los caminos, ahora la Iglesia está igualmente llamada a ser la comunidad de los caminos de los hombres.

3.- Y otro detalle que me parece interesante. Todos eran bien chismosos ¿no?
RESPUESTA: ¿Chismosos?

4.- Fíjese, cada uno que se encuentra con Jesús, de inmediato lo va a contar al otro o a los otros…
RESPUESTA: Ojalá que toda nuestra chismografía fuese así. Una cosa es la chismografía y otra muy distinta el anuncio, el compartir la buena noticia, la gozosa experiencia de cada uno. Hay noticias y hay experiencia que quema el alma y no las puedes retener para ti solo. Son noticias que tienen que compartirse con los demás, pero, además, hay en todo eso, dos rasgos fundamentales de la Iglesia Pascual.

5.- ¿Cuáles son esos dos rasgas tan importantes de la Iglesia Pascual?
RESPUESTA: El primero de todos. El acontecimiento de la Resurrección de Jesús, no es algo para la cabeza. Tiene que afectar al hombre entero. Por eso, debe ser una experiencia. La Pascua es mucho más que una idea, mucho más que un saber racional, es experiencia vital.

6.- ¿Y el segundo rasgo?
RESPUESTA: El segundo rasgo es igualmente fundamental para la Iglesia. La fe nace de la experiencia. Y esta experiencia hay que anunciarla y retransmitirla a los demás. La fe mucho más se anuncia y transmite desde la experiencia que desde la cátedra de teología. De ahí, el final de este texto que has leído.

7.- ¿A qué texto se refiere? Veamos, ¿a esto que dice aquí: “Y vosotros sois testigos de esto”?
RESPUESTA: Fíjate en el texto. No les dice: “Y vosotros sois maestros de todo esto”. Les dice: “Vosotros sois testigos”.

8.- ¿Es que los maestros no son también testigos y los testigos maestros?
RESPUESTA: Sería lo ideal, pero la realidad nos dice otra cosa: Uno puede enseñar ideas, doctrinas, incluso si no cree en ellas ni las vive. Mientras que el testigo, no es tanto testigo de las ideas, sino testigo de la vida. Testigo es el que ha experimentado. Testigo es no el que “sabe”, sino el que “ha visto”.

9.- Ahora comienzo a entender porqué en el relato de las primeras apariciones, Jesús casi siempre los sorprende hablando cada uno o “de lo que les había pasado en el camino y cómo le habían reconocido al partir el pan” o estaban “hablando de estas cosas”.
RESPUESTA: Es esto una de las páginas más bellas de la Pascua porque, en primer lugar, revela que la primera comunidad vive ensimismada en el acontecimiento de la Resurrección de Jesús. El tema de sus conversaciones es “lo hemos visto”, “lo reconocimos”, “nos explicaba las Escrituras”, “también se le apareció a Pedro”. El acontecimiento pascual une y llena la vida interior de la comunidad.

10.- Perdone mi indiscreción, pero si Jesús se nos apareciese hoy ¿Cree usted que nos encontraría hablando de Él y de su Resurrección?
RESPUESTA: Oye, no me compliques la vida juzgando a los demás. Pregúntate a ti mismo primero y que cada uno nos preguntamos a nosotros mismos. Por más que tengo la impresión de que posiblemente nos encontrase hablando más de política, de mujeres y de negocios más que de su Resurrección. Pero esto puede tener una explicación.

11.- ¿Cuál?
RESPUESTA: Que realmente no hemos hecho una verdadera experiencia pascual. No olvidemos que una de las finalidades de la Misa Dominical tendría que ser ésta precisamente. Nos reunimos para verle, para experimentarle y para hablar de Él y escucharle a Él vivo en medio de nosotros.

12.- Escuchando todo esto, Padre, siento la impresión de que el verdadero espacio para la fundamentación de nuestra fe tendría que ser la familia. Creo que la familia, a diferencia de los Centros Educativos, es espacio de experiencia… Corríjame si me equivoco.
RESPUESTA: No. No te voy a corregir. Has dicho una gran verdad. Basta que nos examinemos un poco y nos daremos cuenta de que las primeras experiencias de nuestra fe las hemos tenido en familia. De ahí la importancia esencial de la familia creyente, de la familia que vive su fe. El niño no comienza por el conocimiento. El niño comienza por el sentir, el ver, el experimentar. Aquí nadie puede suplir el ambiente familiar.

13.- Padre, el Evangelio de hoy corresponde al Evangelista Lucas. ¿Cuáles son los rasgos de los relatos pascuales de Lucas?
RESPUESTA: Como verás, el texto que hemos leído es como una síntesis del Evangelio pascual de Lucas, en él podemos ver toda una serie de símbolos y expresiones que nos marcan la visión pascual del Evangelista.

14.- ¿Cuáles son esos símbolos pascuales de Lucas?
RESPUESTA: No son exclusivos de Lucas, se dan también en los demás Evangelios, pero Lucas destaca los siguientes: el comer, el hacerles entender las Escrituras, el descubrir la misión, la visión del Espíritu Santo como principio de la misión.

15.- A propósito de “comer” que dice usted, también en Juan aparece este detalle. ¿Tanto apetito tenía Jesús al resucitar? Aquí Lucas le hace decir: “¿Tenéis algo que comer?”. Y Juan también creo repite la misma pregunta cuando se les aparece en el Lago…
RESPUESTA: No es que Jesús tuviese tanta hambre y se autoinvitase al almuerzo. Más bien es un signo de la realidad de la nueva comunidad. No se trata aquí tanto de probar la verdad de la Resurrección de Jesús, sino el sentido de la Resurrección.

16.- ¿Cuál es ese sentido de la Resurrección que se quiere destacar aquí?
RESPUESTA: Lo primero: que la Resurrección no es algo espiritualista que prescinde de la materia, que prescinde de la realidad humana del hombre. Y lo segundo: que la experiencia de Jesús no es solo una experiencia espiritualista, sino que lo tenemos que experimentar en las realidades diarias de la vida: comer, beber, vestir, visitar, como nos lo dice El mismo en el Capítulo 25 de Mateo sobre el fin del mundo: tuve hambre, tuve sed, estuve desnudo, en la cárcel…

17.- ¿Y esto cómo expresaríamos nosotros hoy?
RESPUESTA: Yo diría que Pascua es comer juntos. Además, añadiría, para que no se preste a engaños: Pascua es comer juntos y comer todos. Pascua es compartir juntos. Pascua es compartir el pan y el pez.

18.- ¿Me aventuro también yo hacer una definición de la Pascua?
RESPUESTA: Francamente me encantaría. Lánzate al ruedo…

19.- Pascua es hacer la vida una Eucaristía…
RESPUESTA: Oye, quisiera aplaudirte porque creo que la mejor expresión de la Pascua, de ese comer, de ese “tenéis algo que comer”, es sin duda la Eucaristía. La mejor expresión de la Pascua, sería hacer de nuestras vidas una eucaristía viva porque, en el fondo, si te fijas, cada vez que Jesús comparte el pan y los peces, utiliza gestos eucarísticos. Y es ahí donde le reconocer.

20.- Lo cual también estará diciendo que nosotros también se nos tiene que reconocer comulgando el pan de la Eucaristía.
RESPUESTA: Cierto que se nos debiera reconocer comulgando el pan de la Eucaristía, pero mucho mejor se nos reconocerá convirtiendo nuestro pan de cada día en Eucaristía. Es decir, en “pan entregado y compartido con los demás”. Y mucho más todavía si a ese nuestro pan compartido le unimos nuestra vida compartida con todos.

21.- Padre ¿tendrá algo que ver la multiplicación de los panes y peces con este estilo pascual de vida?
RESPUESTA: Alguna vez que lo comentamos te he dicho que la multiplicación de los siete panes y dos peces, está descrito como si fuese una Misa al aire libre. Allí donde se comparte el pan hay una presencia de Jesús vivo y resucitado. Allí donde unas manos de hombre o mujer toman un pan de la cesta y lo comparten con quien no tiene pan, hay unas manos sacerdotales eucarísticas.

22.- Otro de los temas que más frecuentemente aparecen, sobre todo en Lucas, es que les “descubrió el sentido de las Escrituras”.
RESPUESTA: Lucas insiste mucho en las resistencias de la comunidad para aceptar la Resurrección de Jesús. La causa estaba en el hecho de que no lograban leer la Resurrección desde las Escrituras. Jesús trata de que abran sus inteligencias a la Palabra de Dios como fuente de fe y de inteligencia de la Resurrección. A los dos de Emaús los llama “tardos para entender”. Hoy diríamos “testarudos, racionalistas que sólo se creen a sí mismos y a sus ideas”.

23.- Pero, me imagino que también esto es un aviso a la Iglesia.
RESPUESTA: Claro que es un aviso. La fuente de nuestra fe será siempre la Palabra de Dios. Pero, cuidado, que Jesús tiene una frase bien precisa. No habla de cualquier lectura de la Escritura.

24.- ¿Podría usted clarificar un poco más todo esto? No entiendo lo de que “no basta cualquier lectura de la Escritura”.
RESPUESTA: Jesús les dice que “les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras”. El principio para leer debidamente las Escrituras tiene que ser el mismo principio que las inspiró. Es decir, el Espíritu Santo.

25.- ¿Está diciendo que también se pueden leer mal y hacer mal uso de las Sagradas Escrituras?
RESPUESTA: Uno puede leer la Palabra de Dios desde sus propios intereses y hasta prejuicios. No se trata de justificar nuestras ideas, nuestros intereses, o nuestras posturas desde la Escritura. Al contrario, son nuestras ideas y nuestros intereses y nuestras actitudes las que tienen que ser confrontadas con las Escrituras. Es muy fácil justificarnos a nosotros con la Escritura en la mano. Lo difícil es configurarnos a nosotros a lo que dicen las Escrituras de verdad.

26.- Y para ello ¿cuál sería el criterio?
RESPUESTA: Jesús lo dice claramente: “Les abrió el entendimiento”. Y añade: “para comprender las Escrituras”. Ahí está el verdadero problema. Los autores sagrados escribieron las Escrituras iluminados bajo la luz y la acción del Espíritu Santo. Pues para leerlas, también necesitamos que el Espíritu Santo ilumine nuestro entendimiento porque sólo así sabremos qué nos quiso decir Dios y no lo que nosotros le hacemos decir a Dios, o queremos que Dios nos diga.

27.- Padre Clemente, acláreme una duda. Leyendo otros textos, cuando Jesús les encarga la misión, les dice que “vayan y anuncien el Evangelio a todo el mundo”. Sin embargo, aquí Lucas diera la impresión de que la misión es “predicar la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos”. ¿En qué quedamos?
RESPUESTA: Pues nos quedamos con lo que Jesús dice. Les envía a anunciar y predicar el Evangelio de todos los pueblos, pero la gran noticia del Evangelio es la conversión y el perdón de los pecados.

28.- Un momento. ¿Será lo mismo predicar el Evangelio que predicar el perdón de los pecados?
RESPUESTA: Donde hay perdón de los pecados, hay Evangelio. La gran noticia del Evangelio es el anuncio del amor de Dios que nos perdona, y el amor a los hermanos que también les perdona. Mira. Allí donde se celebra y vive el verdadero perdón se vive una experiencia de vida, una experiencia de amor. La Pascua es la experiencia del perdón. La Pascua es la experiencia del Dios que ama perdonando.

29.- ¿Pudiéramos entonces decir que la Iglesia es enviada al mundo a anunciar a todos el perdón?
RESPUESTA: Pues creo que de una manera muy simple estaríamos indicando la verdadera misión de la Iglesia. La síntesis del Evangelio es la novedad del amor. La síntesis de la novedad del amor es el perdón. La síntesis del perdón es la experiencia de la Pascua.

DESPEDIDA: Bueno, amigos, estad atentos, es posible que también Jesús se ponga en medio de vosotros en casa, en la familia o, incluso, en la reunión social. ¿De qué estáis hablando?

Tal vez te pueda interesar…

Domingo 25 – B | Primero, los últimos | IQC2021

Domingo 25 – B | Primero, los últimos | IQC2021

Domingo, 19 de setiembre del 2021
Mc 9,30-37
Jesús llamó a los Doce y les dijo: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.
“El que recibe a un niño como éste en mi nombre, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, no me recibe a mí, sino al que me ha enviado”.