Hoja Parroquial

Sagrada Familia – B | Problemas familiares | IQC 2021

Domingo, 27 de diciembre del 2020

Malas noticias para los pobres

problemas de la Sagrada Familia

La Sagrada Familia fue muy buena, pero no le faltaron problemas. El nacimiento mismo ya fue un gran problema. Cuando presentan al Niño en el Templo, tampoco se les anuncian buenas noticias. “Este está para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida; así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.”

Malas noticias para el Niño: “Será una bandera de contradicción.” Y malas noticias para la madre: “Una espada te traspasará el alma.” ¿Será que los buenos están sorteados para que las cosas les salgan al revés? ¿Por qué los buenos tienen que sufrir? Esa suele ser la gran pregunta que se hace el hombre de hoy. Nos cuesta entender el sufrimiento de los buenos e inocentes.

Es que la vida de los buenos choca por sí misma ya con el ambiente. Los malos pasan desapercibidos en el montón y tiene la aceptación de todos. Pero cuando uno asume una actitud diferente ya se le ve como un peligro o como una especie de despertador de las conciencias. Por eso Lucas cita las palabras del viejo Simeón “así quedará clara la actitud de muchos corazones”.

No es que Dios quiera el sufrimiento de los buenos, ni siquiera quiere el sufrimiento de los malos para pensar que quiere hacer sufrir a los buenos. Es la realidad misma la que provoca estos choques, estas incomprensiones. La actitud de los buenos pone de manifiesto la verdad del corazón de los malos. Es lucha entre el bien y el mal en el plano de la sociedad.

Lo interesante es que Lucas no expresa reacción alguna ni de José ni de María. Recibieron el anuncio con la serenidad del corazón y con la confianza puesta en las manos de Dios. No dijeron “buena nos espera”, “este Hijo nos está complicando la vida”. Eran conscientes de que sus vidas habían entrado en el misterio de Dios, en el misterio del hijo y que, por tanto, sus vidas estaban llamadas a correr la misma suerte del Hijo. ¿Significa que esto no les hizo sufrir? Claro que debieron sufrir. ¿Acaso una madre puede ser insensible cuando le anuncian que su hijo tendrá que pasar por muchas contradicciones y que a ella misma se le anuncia, de alguna manera, la espada del misterio de la muerte del Hijo?

Para los pobres nunca llueve a gusto. No es fácil abrir los periódicos de cada mañana y descubrir buenas noticias para los pobres. Pero José y María no son de los que miran a su propia sombra, sino que su fe y su esperanza les hace mirar lejos y situarse en los planes de Dios sobre su Hijo. Eso lo supieron desde el principio y eso fue lo que aceptaron desde un comienzo. La vida tiene un sentido diferente cuando es vista no desde nuestras perspectivas sino desde las perspectivas de Dios.

Falsas soluciones a los problemas de la familia

familia en problemas

Con frecuencia se piensa que con facilitar el divorcio o despenalizar el aborto, ya hemos solucionado los problemas de la familia. Muchos Gobiernos creen que la respuesta a los problemas familiares es dar mayores facilidades para la separación y el divorcio e incluso facilitar el problema del aborto. ¿Son estas soluciones o son problemas? Con frecuencia decimos que “a veces el remedio es peor que la enfermedad”. Eso es lo que nos está sucediendo hoy con la familia.

En vez de buscar las causas de los problemas de la familia, nos damos un rodeo y ofrecemos respuestas que en vez de asentar a la familia y en vez de darle mayor consistencia, abrimos más las puertas a su desintegración.

No es que la ley vaya a sanar a la familia. Las leyes no curan, pero pueden ayudar. Lo que sí se necesita es que busquemos entre todos qué nos está pasando, qué le está sucediendo a la familia para que la veamos tan frágil y tan débil. Es cierto que la facilidad del divorcio puede crear una mentalidad de inestabilidad, pero es necesario profundizar mucho más porque las verdaderas causas de la destrucción de la familia son internas a la familia misma, son internas a los mismos miembros que la integran.

Esto es lo que no abordamos porque le tenemos miedo. Preferimos callar y no detenernos a examinar esas realidades internas de la familia misma. Entonces nos sucede como cuando tenemos fiebre, echamos mano de un analgésico, pero no buscamos el virus que causa la fiebre. Muchos problemas pudieran solucionarse fácilmente si son abordados a tiempo. Cuando ya han hecho mucho daño, han creado heridas demasiado profundas o han roto ya muchos tejidos internos del entramado conyugal y familiar, es posible que ya no haya solución.

La Biblia, regalo de boda

biblia familiar

Entre los protestantes es normal que en la celebración del matrimonio se entregue a los novios la Biblia. Algo que nosotros estamos olvidando. Creo que sería un gesto significativo, para el que, evidentemente habría que preparar a la pareja. Los protestantes utilizan una fórmula que más o menos dice así: “Vuestra comunidad os ofrece ahora la Biblia. Que la Palabra de Dios sea lámpara para vuestros pies, luz en vuestro camino, pan de vuestra vida, fuente perenne de agua viva, en la que cada día busquéis la orientación y la fuerza que constantemente vais a necesitar”.

¿Por qué la Biblia? Se les entregan los aros como señal de fidelidad de amor. Y se les entrega la Biblia como la Palabra de Dios llamada a ser luz en su camino y para su vida. Porque, al fin y al cabo, vivir la sacramentalidad del matrimonio es vivir su amor a la luz de la Palabra de Dios. La Palabra de Dios debiera ser como el libro que lean juntos, mediten los dos juntos y juntos se dejen iluminar por ella.

No se trata de regalarles una Biblia de lujo para exhibir en la sala de estar para admiración de los visitantes. Esa Biblia como centro estará muy bien y será una señal. Pero lo que necesitan es una Biblia que puedan subrayar, anotar y gastar sus páginas leyéndola y meditándola.

Esta entrega debe hacerse en la misma boda, delante de la comunidad y con una motivación como lo hacemos cuando les entregamos los anillos. Con la diferencia de que los anillos es algo que se lleva en el dedo, mientras que la Palabra de Dios hay que llevarla en el corazón y en la mente.

Háblanos del matrimonio

matrimonio

Leemos en el Libro el Profeta de Khalil Gibran:

“Nacisteis juntos y permaneceréis para siempre.
Estaréis juntos cuando las blancas alas de la muerte esparzan vuestros días.
Y también en la memoria silenciosa de Dios estaréis juntos.

Pero dejad que crezcan espacios en vuestra cercanía.
Y dejad que los vientos del cielo libren sus danzas entre vosotros.

Amaos con devoción, pero no hagáis del amor una atadura.
Haced del amor un mar móvil entre las orillas de vuestras vidas.
Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una misma copa.
Compartid vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.

Cantad y bailad juntos y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente.
Las cuerdas de un laúd están separadas, aunque vibre con la misma música.
Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero se adueñe de él.

Permaneced juntos, no demasiado juntos. Porque los pilares sostienen el templo, pero están separados. Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble”.

Tal vez te pueda interesar…